“Que queda después” es el nombre de mi primer fotolibro de autora, un proyecto que lleva dos años de desarrollo técnico y cuenta con fotografías 2009-2019. El trabajo se gestó luego de un proceso de curaduría de mis imágenes luego de asistir a taller con Gisela Volá. A través de esta edición se formó este libro de fotografías y textos, que cuenta una historia. Entre 2009 y 2019 pasaron muchas cosas, tuve 15 años y también 25. Saqué cientos de rollos 35mm mientras vivía la adolescencia intensamente: noches, mañanas, amistades, paisajes infinitos, soledad, miedo, primeros encuentros con mi cuerpo, vínculos sexoafectivos, abusos sexuales, diagnósticos psiquiátricos, medicación y aprendizajes forzosos. 

 

Pude tomar fotografías un segundo antes del desastre, también de lo que queda después. Mi intención es crear un fotolibro sobre la experiencia de atravesar la adolescencia siendo “Mujer”, en una época previa a la explosión del feminismo popular. Es justamente por esta ola feminista del 2016 que varios de los hechos sucedidos toman fuerza y valor, y pueden ser nombrados en voz alta. Esta pronunciación fuerte y clara de autobiografía hace eco en las nuevas voces que cuentan su historia a partir de una reconstrucción histórica de la primera persona de las mujeres y diversidades.

 

El trabajo fue becado por galería ArtexArte en 2019 para realizar un año de Laboratorio de Investigación en Escuela Sub con la docente y curadora Gisela Volá. Fue seleccionado en la shortlist de la beca Women Photograph+Nikon; y en PH Museum. 

 

En 2020 una selección de fotografías fue expuesta en ArtexArte en la muestra colectiva Conozco Una Isla. 

 

Una fotografía de la serie forma parte de la selección 2019 del concurso Artes Visuales del Fondo Nacional de las Artes.

 

El objetivo de este fotolibro es contar una experiencia íntima a viva voz, para poder llegar de manera cercana a todas las personas que vivieron algo similar, desde el abordaje de temáticas feministas, pasando por el abuso sexual hasta el empoderamiento, la confusión adolescente a la realización adulta y la aventura/despertar de los años posteriores. A través de la edición utilizamos una narrativa visual, contando la historia de una chica que experimenta el afuera, las calles de la ciudad, su cuerpo, el exterior cruel. Y luego, la intimidad profunda hasta volver al eje. Este es un libro sobre lo que pasa después de momentos de trauma, para echar luz sobre este tipo de historias recurrentes en jóvenes y adolescentes. Es un recorrido para empatizar y sensibilizar sobre la fotografía y la poesía del cotidiano.